Nestor Basterretxea
Pintor y Escultor Vasco
Septiembre de 1987

La Realidad es una invención de cada día. Aristas, luces, volúmenes y perspectivas, son densidades en movimiento -presencias sucesivas- que se hacen habituales por los ojos que las miran, las palabras que las nombran, por las respuestas que provocan, por los trazos con que el artista los identifica.

La arquitectura que se amontona, ya vencida, sobre un viejo puerto de mar, el aire plomizo que vela los límites oscuros de unos tilos cercanos a la playa, las lejanas iglesias que se abrazan a las altas y verdes humedades de aldea, o esa impecable e inesperada mansión inglesa, o la quietud soleada y colonial de una modesta plaza venezolana, son otras tantas realidades que nos llegan vívidas en esa amalgama de ternura y vigor que coexisten en los dibujos de Jokin Leniz.

Por caminos que él conoce bien, sabe llegar hasta los lugares inconfundibles en los que la vida que fue, es ahora, más que otra cosa, rastro melancólico y silencio. Y hay vigor, porque con una simple sucesión de trazos finísimos y ordenados, penetra en las esencias descriptivas de los ritmos vegetales, o las complejas piedras levantadas por el hombre, que son los paisajes que sensitivamente reinventa.

Y nos adherimos a esa voluntad del artista para que participemos simétricamente con él, en los goces de esa maestría tan suya, que es el difícil arte y oficio del bien dibujar.

 

 

 
Website diseñado y desarrollado por José Manuel Pérez @ www.3dnaut.com